Nos duele Barcelona

«Entristece ver esta Barcelona vacía, sin turistas, con comercios y establecimientos cerrados o a medio gas»

La semana pasada se presentó el barómetro municipal, descafeinado por el efecto de la crisis del Covid-19 y con retraso. No mostró grandes cambios: corona a Ada Colau como la alcaldesa de la inseguridad y el desastre económico tras un lustro, lo que demuestra su fracaso y agotamiento en la gestión de la ciudad, doblando las valoraciones negativas en cinco años.

En diciembre, cuando se presentó el último barómetro, desde el PP avisamos de que el Ayuntamiento acabaría batiendo todos los récords negativos durante este mandato. Pues bien, según la encuesta, en su primer año de gestión, el 60 por ciento considera que Barcelona ha empeorado y el 37 por ciento señala que la gestión del ayuntamiento es mala o muy mala. 

Además, la encuesta es muy negativa para el bipartito, Colau y PSC, porque a pesar del confinamiento, la casi inexistente actividad económica y comercial y la falta de turistas, el principal problema de la ciudad sigue siendo la inseguridad por segundo año seguido. 

La preocupación y percepción de inseguridad demuestra, por desgracia de todos, que el problema se cronifica, principalmente, por la falta de soluciones y la pasividad de la alcaldesa que durante el mandato pasado no tuvo ni un responsable en la materia. La actual herencia de Colau: más narcopisos, traficantes, carteristas, okupas, incívicos y bandas violentas como los tcharmiles.

Ni ante una crisis sanitaria, económica y social sin parangón, como la que estamos sufriendo, en la que los problemas económicos y el aumento del paro deberían copar el ranking como principal preocupación de la ciudadanía, han logrado superar la falta de seguridad que padece la ciudad, siendo la principal preocupación de los barceloneses a la que Colau no sabe darle respuesta efectiva, muchas veces por su falta de autoridad.

Entristece ver esta Barcelona vacía, sin turistas, con comercios y establecimientos cerrados o a medio gas. Nos duele… Justo cuando se cumplen veintiocho años de aquellos magníficos JJ.OO. del 92, que nos situaron entre las principales ciudades del mundo, orgullo de todos los barceloneses. Casi treinta años después parece que hemos hecho un salto en el tiempo, a la época preolímpica, tenemos una ciudad más sucia y triste, marcada por el problema de la inseguridad. Nos duele y mucho.

 

Óscar Ramírez, Concejal Portavoz Grupo Popular y Presidente del Partido Popular en Barcelona
 
 
ABC, 30 DE JULIO DE 2020
 
 

Imprimir   Correo electrónico